A pellejazos

mariscador RELATOS SIN CONTRATO

Marea baja y un mariscador caletero.

Auténtico.

Con la gorra de propaganda del Cádiz C.F como única protección del sol, sin camiseta y con unas cangrejeras de goma color marrón rancio. Intenta enseñarle algo nuevo a su hijo y lo conduce entre las húmedas piedras de la caleta.  Su piel tostada esta curtida y reseca por los años de sol implacable, y sus arrugas reblanquecidas por el salitre de la mar, pero el padre camina entre las rocas con agilidad, mientas que su hijo resbala y cae a cada momento.

El niño se caga en todo lo cagable, se levanta, escupe al enmohecido suelo y sigue acompañando a su padre.

 

― Cagoen… ar fina me desollo las rodillas en las pieras estas…

 

Después de una larga y sufrida caminata llegan hasta el límite del mar, donde las piedras se acaban y no pueden proseguir la marcha.
El niño, reventado de tantas caídas, no deja de soltar pestes por la boca y maldecir el suelo que pisaba.

Al menos ya no podían seguir andando, ese debía de ser el lugar donde su padre iba a enseñarle a mariscar.

Pero para sorpresa del niño, sin apenas parar unos segundos, el viejo mariscador se da media vuelta y comienza el viaje de regreso.

 

― ¿Pero qué ase, papá? ¿Por qué nos damo ya la vuerta? ¿No me ibas a enseñá a mariscá? ¡Si nos vamo ya no habré aprendio na de ná! ― protesta el niño, resbalando una vez más.

― Si que trato de enseñarte algo, hijo, lo que pasa es que no estás atento ― responde el padre ―. Intento darte una lección que no olvidarás nunca y que te ayudará a superar muchos momentos de tu vida.

― ¿Pero qué me estás disiendo, viejo? ¿De qué me sirve tené to las rodilla ensangrentá y las piernas arañá? ¿Cómo me va a ayudá eso a superá los problemas de la vida?

― Pues muy fácil, niñato, a ver si aprendes que en vez de maldecir el lugar en el que te caíste, deberías de buscar aquello que te hizo resbalar.

DANIEL FOPIANI

Be the first to comment on "A pellejazos"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*