Análisis de Hellboy (2019)

1 Minutos de lectura

Sinopsis:

La Agencia para la Investigación y Defensa Paranormal (AIDP) encomienda a Hellboy la tarea de derrotar a un espíritu ancestral: Nimue, conocida como «La Reina de la Sangre». Nimue fue la amante del mismísimo Merlín durante el reinado del Rey Arturo, de él aprendió los hechizos que la llevaron a ser una de las brujas más poderosas… Pero la locura se apoderó de ella y aprisionó al mago para toda la eternidad. Hace siglos consiguieron acabar con esta villana, enterrándola profundamente, pero ha vuelto de entre los muertos con la intención de destruir a la humanidad con su magia negra.

 

Opinión personal de Chica Sombra:

Mentiría si dijese que no iba al cine con un poco de miedo. Primero, por la censura que, una vez visto el filme, os aseguro que no es para tanto. Y segundo, porque me fascinó el Hellboy de Guillermo del Toro, y tenía mucho miedo a una tremenda decepción. Aunque me sigo quedando con la del creador de El laberinto del fauno, esta nueva versión también me ha parecido disfrutable. Para empezar, es un orgasmo visual, siendo la escena en blanco y negro del principio, con ese magnífico vestido rojo como nota sangrienta de color, un fotograma sublime y espectacular. Por supuesto, se notan los avances que, con el paso del tiempo, ha habido en la fotografía y los efectos especiales.

David Harbour (Stranger Things) como Hellboy da el pego, y logra estar a la altura, aunque, por supuesto, me quedo con el anteriormente interpretado por Ron Perlman. Sin embargo, he echado mucho de menos el personaje de Lizz (mi favorito de antaño, sin duda), y creo que los nuevos compañeros de Hellboy flojean bastante como tales. Milla Jovovich no me ha llegado tampoco, no sé, me ha faltado algo para creerme su personaje, y mira que me gusta como Alice en la saga Resident Evil

Respecto a la trama, me ha resultado muy entretenida, eso no lo puedo negar, pero aun así se me ha hecho un poco larga en algunos momentos. Eso sí, el comienzo me parece sublime ya que, además, es en México, mi país favorito del mundo mundial. Ahí, en ese ring de boxeo callejero, sí que he disfrutado como una enana, sobre todo viendo a Hellboy en acción.

Aunque muchos fans de la película original (y su fantástica secuela) crean que no le va a llegar ni a la suela de los zapatos (que podría ser), se deja ver, entretiene, y visualmente hará babear a más de uno, sobre todo a los amantes de la fotografía y de los animalicos fantásticos. Yo, como buena potterhead, no puedo negar que estos útlimos han sido, para mí, una delicia.

Lo mejor: el vestido rojo dando color al blanco y negro, un fotograma que no olvidaré fácilmente. El toque de humor.

Lo peor: se me hizo larga en algunas ocasiones.

 

Chica Sombra

Compartir entrada:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *