Análisis de la película ¡Shazam!

Año: 2019

País: Estados Unidos

Director: David F. Sandberg

Reparto: Zachary Levi, Asher Angel, Jack Dylan Grazer, Mark Strong, Grace Fulton, David J. MacNeil, …

Género: Fantástico. Comedia. Ciencia ficción. Acción | Superhéroes. Cómic. DC Comics. Familia

 

 

Sinopsis:

Todos llevamos un superhéroe dentro, solo se necesita un poco de magia para sacarlo a la luz. Cuando Billy Batson (Angel), un chaval de acogida de 14 años que ha crecido en las calles, grita la palabra ‘SHAZAM!’, se convierte en el Superhéroe adulto Shazam (Levi), por cortesía de un antiguo mago. Dentro de un cuerpo musculoso y divino, Shazam esconde un corazón de niño. Pero lo mejor es que en esta versión de adulto consigue realizar todo lo que le gustaría hacer a cualquier adolescente con superpoderes: ¡Divertirse con ellos! ¿Volar? ¿Tener visión de rayos X? ¿Disparar un rayo con las manos? ¿Saltarse el examen de sociales? Shazam va a poner a prueba los límites de sus habilidades con la inconsciencia propia de un niño. Pero necesitará dominar rápidamente esos poderes para luchar contra las letales fuerzas del mal que controla el Dr. Thaddeus Sivana (Strong).

Opinión personal de Chica Sombra:

Billy es un chico que se perdió. Sí, tal cual. Un día, cuando era un niño, se despistó y se alejó de su madre en una feria. Desde entonces vive entre las calles y un centro de menores, hasta que una familia (toda ella de niños adoptados), lo acoge en su casa. Por una serie de casualidades en una situación concreta y gracias a un antiguo mago, grita la palabra ¡Shazam! y, automáticamente, se convierte en un superhéroe. Su cuerpo de héroe es adulto, pero su interior sigue siendo el de un adolescente rebelde, por lo que la situación no tardará en complicarse, sobre todo porque, como diría Cindy Lauper, sólo quiere divertirse.

Por supuesto, tenemos al malo de la película, que no podía faltar, y que no es otro que el Dr. Thaddeus Sivana. Nuestro Shazam tendrá que luchar contra él, a la vez que trata de encontrar su lugar en el mundo, e intenta adaptarse a su nueva y distinta familia.

Del elenco quiero destacar a Jack Dylan Grazer. Este chico de tan solo quince años me tiene loca. Ojo, no hablo de nada romántico ni sexual, que podría ser casi mi hijo, sino a nivel cinematográfico. Lo hemos visto en la nueva versión de It (interpreta al joven Eddie), y próximamente lo haremos en su segunda parte. Aquí da vida a uno de los hermanastros de Billy, de hecho, el más enrollado, el que se convierte en su Robin; un chico que sufre acoso escolar por ser diferente a los demás; un chico que os sacará más de una sonrisa y os robará el corazón. Aunque no sé si tendrá hueco para los vuestros, porque el mío lo tiene ya desde hace tiempo.

Por otra parte, resulta una película muy divertida y entretenida, pero es mucho más juvenil de lo que me esperaba. Quizá es que estamos acostumbrados a pelis de superhéroes más adultas (incluso el nuevo Spider-Man es más adulto que Shazam) y/o oscuras, pero no me la esperaba así. De hecho, los poderes están muy vinculados a la magia, que también tiene mucha importancia en el filme.

Aun así, y como conclusión final, os diré que entretiene, que divierte, y que resulta entrañable en muchas escenas, sobre todo por la menor de la familia, una niña a la que nadie podría poner mala cara jamás.

Lo mejor: Jack Dylan Grazer. ¿Lo dudábais?

Lo peor: me pareció demasiado juvenil.

 

Chica Sombra

Compartir entrada:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *