“Cantar las cuarenta”

Un terror inexplicable es lo que nos entra cuando nuestros padres o nuestra pareja nos dice que nos va a cantar las cuarenta, ¿verdad? Cuando nos dicen estas palabras sabemos que lo que nos espera no es una pequeña regañina, sino una bronca considerable y unas acusaciones tales que no vamos a ser capaces siquiera de defendernos.reprimenda relatos sin contrato

Ahora bien, ¿Qué sabemos de esta simpática expresión española? Pues hoy os hago saber que su origen se remonta a un juego tradicional de naipes español (aunque de origen italiano): el tute. Como breve explicación del juego para el que no lo conozca, el ganador es el que más puntos acumula. Al empezar, se saca una carta cuyo palo (copas, oros, bastos o copas) será el que más valor tenga, atribuyéndole a cada carta de la baraja un valor diferente. Así, el que consigue reunir el caballo y el rey del palo más valioso, consigue 40 puntos que deben ser “cantados” (dichos en voz alta, como cuando cantamos ¡bingo!, si somos así de afortunados).
De esta forma, como los españoles no  somos nada chinchones, durante toda la partida los jugadores se dedican a amenazar al resto con frases como ¡Te voy a cantar las cuarenta!, anunciando que están punto ganar y causando miedo a sus contrincantes (como el famoso jaque mate en ajedrez).

Esta amenaza ficticia, pues no se trata más que de un juego, ha sido transmitida hasta nuestros días como augurio de fuerte reprimenda y amenaza, hasta tal punto que la mayoría no conoce el origen de dicha expresión.

 MIRIAM FOPIANI

Be the first to comment on "“Cantar las cuarenta”"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*