Ciudades hambrientas

1 Minutos de lectura

 

El maravilloso, y con el que siempre estaremos en deuda por su valentía con la saga El Señor de los Anillos, Peter Jackson, adaptará para el año que viene Mortal Engines (2001), la primera parte de la tetralogía de novelas creada por Philip Reeve y que continua con Predator’s Gold (2003), Infernal Devices (2005) y A Darkling Plain (2006).

Efectivamente adaptará, y es que el bueno de Jackson no se pondrá detrás de las cámaras, rol que desempeñará el debutante Crhistian Rivers, sino que escribirá el guión junto a sus acostumbrados colaboradores. Conformando un equipo técnico tan ilusionante, la saga de Reeve cobrará vida en la gran pantalla y puede que estemos ante un bombazo.

Situada cientos de años en el futuro, nuestro planeta languidece y los recursos naturales escasean de forma alarmante. Todo ha cambiado. Las ciudades se mueven, sí, se mueven por la faz de la Tierra impulsadas por enormes ruedas y grotescos motores. Estas ciudades se cazan, se despedazan y se aniquilan unas a otras por hacerse con los casi extintos recursos que quedan. “Era una tarde de primavera, oscura y desapacible, y la ciudad de Londres iba en persecución de una pequeña población minera cruzando el lecho seco del antiguo Mar del Norte”. Así empieza la novela de Philip Reeve, apasionante cuanto menos.

El director elegido, Christian Rivers, es la primera vez que se hace cargo de un proyecto de tal magnitud pero en su haber hay que destacar un oscar por los efectos especiales de King Kong (2005), película dirigida por Peter Jackson, por cierto. Esto quizás nos regale una pista de la magnitud del potencial visual que dicha adaptación tendrá y, si a esto añadimos la esperanza de una trama y personajes bien perfilados y delimitados en el guión, podría resultar dicho bombazo que mencionábamos antes.

 

Eugenio Mengíbar

 

 

Compartir entrada:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *