Entrevista a Claudio Cerdán

2 Minutos de lectura

 

– Premio Novelpol a la Mejor Novela Negra del año con El país de los ciegos, finalista de los Premios LeeMisterio.com 2013 como Mejor Novela y en el II Premio de Novela Pata Negra con Cien años de perdón, ganador del I Premio Ciudad de Santa Cruz a la Mejor Novela Negra de 2014 con Un mundo peor; además de ser finalista en muchos otros concursos literarios. Cuéntanos, ¿qué le hace a un escritor consagrado como tú irse a vivir a un país extranjero?

No me considero consagrado. De hecho, con cada nuevo libro, me siento de nuevo un novato. Nunca sabes cómo va a funcionar o qué recepción tendrá. Los premios se agradecen, dan visibilidad a una obra y hace que no pase desapercibida. Lo de vivir en Suecia ha sido por temas personales y laborales de mi familia, no tiene nada que ver con los libros.

 

– En tu última novela, El club de los mejores firmas bajo el seudónimo de Arthur Gunn. ¿Por qué?¿Qué te ha llevado a usar seudónimo?

Era un juego con el lector. Por un lado, quería ver cómo reaccionaba ante un autor nuevo del que no conoce nada. Y por otro, era una forma de esconderme, de no mostrarme tan vulnerable ante la que puede ser mi historia más personal dado que bebe de mis recuerdos y biografía.

 

– En RSC nos consideramos un poco frikis de la ciencia ficción y el género fantástico. Sabemos que, con anterioridad, habías publicado dos títulos de género fantástico El Dios de los MutiladosCicatrices, ¿Qué fue lo que te empujó por el camino del género negro?

Siempre me ha gustado el género policiaco, creo que es donde mejor me muevo. En su momento tuve la oportunidad de publicar fantasía y la aproveché, pero mi objetivo siempre fue la novela negra. Estoy muy agradecido a la acogida que tuvieron esos libros dentro del mundo de la fantasía y tampoco lo he abandonado del todo. Ahí están Sangre fría y La revolución secreta, que nadan entre el terror y el noir.

 

–Da la sensación de que la novela negra está en auge últimamente. ¿Qué opinas sobre esto?¿Realmente piensas que el género tiene futuro o que es una tendencia pasajera?

 Está en auge lo que vende. Y la novela negra ha agrandado mucho el abanico de forma que cabe casi de todo. Al final solo se vende bien un tipo de novela que va dirigida a un tipo de público concreto, pero se agradece la diversidad.

 

– En Francia tienes publicada La casa de chocolate, y otras novelas tuyas están comercializándose en otros países. ¿Qué se siente al saber que tus obras se leen en el extranjero?

 Es extraño. Da la sensación de que no va contigo, que es algo que escapa a tu control porque transcurre a miles de kilómetros de distancia. Después recibes mensajes de lectores lejanos y te emocionas. Recuerdo, por ejemplo, uno que me llegó por Facebook donde una de mis novelas había pasado de mano en mano por toda una familia, llegando a emocionar al abuelo, un lector veterano de más de ochenta años. Ahí te das cuenta del poder de los libros. Solo por haber llegado a esos lectores mereció la pena el esfuerzo.

 

Además, nos ha parecido leer que has dibujado cómics. RSC se muere de ganas por ver algunos de tus dibujos. 

 Eso es algo que tendría que borrar de mi biografía. Fue en la época universitaria. Un amigo y yo creamos un fanzine que llegó a durar cuatro números. Fue divertido, pero los lápices no son lo mío.

 

– ¿Qué otros proyectos tienes?¿Tienes alguna otra novela entre manos de las que nos puedas hablar?

No me gusta adelantar más de la cuenta. Tengo una novela bastante larga que estamos moviendo por editoriales e intento meter la cabeza en el mundo del cómic de nuevo, pero esta vez como guionista. Espero que pronto podáis ver el resultado.

 

Leer más sobre Claudio Cerdán

Daniel Fopiani

 

Compartir entrada:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *