Fractura

Año: 2019

País: Estados Unidos

Director: Brad Anderson

Reparto: Sam Worthington, Lily Rabe, Stephen Tobolowsky, Adjoa Andoh, Stephanie Sy, Lucy Capri, …

Género: Intriga | Secuestros / Desapariciones

Sinopsis:

Mientras viajan a través del país, Ray (Worthington), su mujer y su hija hacen una parada en una zona de descanso y la niña tropieza, rompiéndose el brazo. Los tres ponen rumbo al hospital y, tras varias horas de trayecto, por fin logran que su hija sea atendida. Agotado, Ray se queda dormido esperando a los resultados sobre la gravedad de las lesiones. Cuando despierta, nadie del hospital recuerda haber visto a su familia, ni existen datos de que alguna vez hayan ingresado en él…

Opinión personal de Chica Sombra:

Que el catálogo de Netflix tiene propuestas muy interesantes ya lo sabemos todos. Además, con la lamentable y grave situación que estamos viviendo a nivel mundial, recurrimos a él mucho más de lo habitual, por lo menos en mi casa. En esta ocasión nos decidimos por esta película por el género, y yo iba totalmente a ciegas, sin tener ni idea de su argumento.

Una familia formada por Ray, su mujer y su hija viajan por carretera y hacen un alto en un área de descanso, en la que ocurre una desgracia. La niña tropieza y cae desde considerable altura en una zona en obras. Su padre, tratando de cogerla, cae tras ella. Acuden al hospital más cercano para que miren a la chiquilla, que al parecer se ha roto un brazo. Mientras la llevan a rayos, su padre se queda dormido en la sala de espera. Cuando despierta no hay ni rastro de su familia, y todas las pruebas apuntan a que ni siquiera han estado en el hospital…

Sí, es una trama que puede recordar a otros filmes como Plan de vuelo: desaparecida, en el que una pobre Jodie Foster pierde, supuestamente, a su hija en pleno vuelo. Al igual que esa película, esta también tiene un ritmo frenético que consiguió que no parpadease mientras duró, amén de morderme las uñas hasta los nudillos.

En cuanto a previsibilidad, puede resultarlo o no. Me explico. Llegamos a pensar diferentes cosas mientras va llegando el final, pudiendo casi rozar su resolución, pero un giro, una frase o un fotograma, de repente nos hace pensar todo lo contrario. Y viceversa. A mí me ha gustado, tanto la trama como su desenlace.

Es cierto que el actor protagonista, Sam Worthington, no es precisamente el colmo de la expresividad, pero da el pego en el papel de padre de familia desquiciado.

En definitiva, Fractura resulta frenética, ágil y puede que sorprendente. Os pondréis, sin duda, en el pellejo de su protagonista, sintiendo deseos de poner patas arriba el hospital. Recomendada.

 

Chicasombra

Compartir entrada:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *