Las novelas de Terry Pratchett sin acabar, destruidas por una apisonadora

1 Minutos de lectura

 

Fue el último deseo de sir Terry Pratchett, el novelista de fantasía que creó el estrafalario universo de Mundodisco. Que sus obras inconclusas fueran destruidas por una apisonadora de vapor. Y así se ha cumplido: el pasado 25 de agosto la aplanadora John Fowler & Co, de nombre Lord Jericho, pasó por encima del disco duro que contenía las novelas inacabadas del prolífico autor británico, que falleció el pasado mes de marzo, a los 66 años, tras vender más de 85 millones de sus 70 obras publicadas.

El disco duro con las novelas sin acabar del creador de Mundodisco acaban bajo la aplanadora de vapor

“Él quería que todo en lo que estuviera trabajando en el momento de su muerte fuera puesto en medio de un camino para que una apisonadora los aplastara”, dijo a The Times su amigo y colaborador durante 30 años Neil Gaiman. El deseo fue cumplido el viernes pasado en la feria de vapor de Dorset. Lo que ha quedado del disco duro será expuesto en el museo de Salisbury, como explica el diario The Guardian.

Nacido en Beaconsfield, Buckinghamshire, 1948, Pratchett fue convertido por sus fans en poco menos que una leyenda. “Se hizo célebre especialmente por la creación de un universo propio, Mundodisco, un lugar risible y estrafalario, vagamente medieval, en el que recreó en clave de comedia los mundos clásicos del género fantástico”, escribió de él Jacinto Antón a su muerte.

Pratchett había empezado a publicar relatos de ciencia ficción a los 13 años en la revista de la escuela y el primero en una revista comercial, Science fantasy, a los 15. Junto a los libros de Mundodisco otra de sus series populares fue la del Éxodo de los gnomos, que arranca con Camioneros(1989) y que tata de una comunidad de enanos llegados de otro mundo.

La primera novela sobre ese mundo -Mundodisco, lugar de cosmogonía extravagante, es un mundo plano sostenido por cuatro elefantes que se apoyan en el caparazón de la Gran A’Tuin, la tortuga estelar- fue El color de la magia, aparecido en 1983, y luego el universo pratchettiano se fue expandiendo hasta 40 títulos que abarcan diferentes miniseries. Murió en un lugar también fantástico: su casa cerca de Stonehenge.

 

Fuente: El País

 

Compartir entrada:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *