Los ojos con mucha noche, de Emilio Calderón

3 Minutos de lectura

Sinopsis:

Ernesto Bocanegra, un septuagenario hombre de negocios con problemas por su adicción al alcohol, acaba de contraer matrimonio con Julia Urdaneta, una joven prostituta de lujo. Tras esta relación aparentemente apacible y sincera, ambos cónyuges ocultan secretos inconfesables. La intromisión de los hijos de Ernesto en dicha relación y la disputa por su fortuna desembocarán en un enfrentamiento abierto y lleno de peligros. Cuando todo quede al descubierto, la tragedia será inevitable.

Reseña:

Con este título tan intrigante, que es un fragmento de un verso de Góngora, vuelve Emilio Calderón al panorama narrativo actual con una novela de peso, con una historia muy dura y unos personajes que se pasean por la misma jugando al engaño y con la mentira por bandera. Aquí ninguno es en realidad quien dice ser y por ende, sus intenciones tampoco son las que a priori quieren hacer ver.

Los ojos con mucha noche es un thriller psicológico y también un relato de la historia más reciente de Argentina, donde se desarrolla parte de la trama, la que transcurre durante el pasado de la dictadura militar. Esos años de plomo en los que desaparecieron unas treinta mil personas y un indeterminado número de niños fueron robados a sus padres y entregados a miembros afines al régimen. Con este fondo político Calderón crea una trama adictiva y muy dura en la que ofrece una visión de la época muy realista pero sin entrar en detalles escabrosos o demasiado explícitos que pudieran herir la susceptibilidad de los lectores. Aún así logra que la acción se mantenga siempre alrededor de unos personajes complejos y bien descritos. El Madrid actual será el otro escenario donde se desarrolla la novela.

Si bien el personaje principal es Julia, ex prostituta convertida en esposa del adinerado y anciano Ernesto Bocanegra, el resto de personajes, entre ellos los hijos de Ernesto, giran alrededor de esta pareja en una pugna por el poder familiar y cualquiera de ellos tiene un gran peso en esta trama., convirtiéndola en una novela coral.

Esos son los personajes del presente, que se mueven en Madrid ocultando su pasado más oscuro y siendo tan ruines y mezquinos que se destruirán unos a otros si algo o alguien no lo impide.

Pero hay otros personajes durante la acción que transcurre en Argentina que son los que a mi parecer van a dotar a esta novela del mayor peso en la trama, puesto que de estos personajes va a depender el presente y el futuro de la familia Bocanegra. Así, hay militares y políticos, unos afines al régimen y otros en desacuerdo que lucharán por sobrevivir mientras los acontecimientos se desarrollan en un clima de incertidumbre. Familias expulsadas y engañadas a las que se les arrebata todo cuanto poseen, incluso los hijos recién nacidos en una trama urdida por militares paralelamente al estamento oficial. En este contexto conoceremos el pasado de la familia Bocanegra y los secretos que esconde la estancia “Los Doce Apóstoles”, un lugar que empezó como criadero de perros dogos argentinos y se convirtió en un lugar de horror y muerte.

Como ya acostumbra en sus obras tiene un estilo con mucho ritmo narrativo, cuidando muy bien las palabras, de capítulos breves que implican la mayoría de las veces a dos personajes y como afirma el propio Emilio en una entrevista, es como un gran rompecabezas con muchas piezas que una vez unidos por la lectura cerraran una historia dura y diferente.

Se trata pues de una novela que aborda un tema casi desconocido por el gran público, la dictadura militar argentina de los años 60 y 70, con unos personajes caracterizados por la fuerza con la que irrumpen en la trama y que volcarán su frustración personal en conseguir venganza a través de sus conflictos familiares. Con un cuidado y exquisito lenguaje adaptado a la época y al lugar en que se desarrollan los acontecimientos y en la que el lector tendrá que ir dilucidando quién es quién en esta partida en la que parece que todas las cartas están marcadas.

Un apunte:

No podía faltar un guiño en la última página a Vicente Aleixandre, al que Emilio ha dedicado a la biografía del poeta y premio Nobel los últimos tres años, con la que obtuvo en 2016 el Premio de Biografías Stella Maris.

El vino:

Desde Argentina, como no podía ser de otra manera para esta historia, elegimos este vino elaborado con la variedad Malbec de la bodega Finca La Celia en la zona del Valle de Uco, Mendoza. Un monovarietal que a la vista se presenta con un color rojo púrpura y reflejos morados, muy brillante y limpio. En nariz se dejan notar aromas a frutos rojos, vainilla, ciruelas pasas y un pequeño toque floral. Ya en boca se descubre como un vino elegante y carnoso, intenso y largo en su paso final. Sus autores lo recomiendan tanto para carnes y asados como para postres y es que este malbec se disfruta por igual con cualquiera de ellos.

Finca La Celia produce este vino en viñedos propios situados a más de mil metros de altitud, de fermentación 100% maloláctica y criado en barricas de roble francés y americano durante 9 meses.

Eugenio Bustos llegó al Valle de Uco y plantó el primer Malbec originario de Francia, que obtuvo como pago por la venta de sus mejores caballos.
Así nació en el año 1890 Finca La Celia, nombrada en honor a su hija.

La Celia se muestra al mundo con vinos que encierran el encanto de una tradición y la fuerza de un legado.

 

Pincha aquí para comprar «Los ojos con mucha noche», de Emilio Calderón

 

Manuel Acosta

Compartir entrada:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *