Madama Butterfly – Ópera de Giacomo Puccini

1 Minutos de lectura

 

The Dallas Opera, 2403 Flora Street, Suite 500, Dallas, Texas 75201

Quienes tienen alas no siempre pueden volar. Dicha afirmación fue tema recurrente en la ópera Madama Butterfly de Giacomo Puccini, ambientada en la ciudad de Nagasaki en 1904 y dividida en tres actos. El libreto fue escrito originalmente en italiano por Luigi Illica y Giuseppe Giacosa. La trama se basa en un cuento de John Luther Long.

La protagonista de la ópera es Cio-Cio-San (Madama Butterfly), una adolescente japonesa de quince años de edad comprometida con Benjamin Franklin Pinkerton, un teniente de la marina de guerra estadounidense estacionado en Japón. La trama gira en torno al concepto de libertad y traza una analogía con la máxima de Rousseau: “El hombre nace libre, y en todas partes se encuentra encadenado”. Butterfly puede renegar de sus deberes y de sus costumbres, pero no de sus sentimientos, los cuales acabarán destruyéndola.

Pinkerton es dueño tanto de la casa como de la esposa y, sin embargo, le hubiese resultado extremadamente fácil renunciar a ambos, estableciendo una analogía con el décimo mandamiento (“no codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo”), como si las mujeres y los bienes materiales fuesen lo mismo.

Obviamente, B. F. Pinkerton no está enamorado de Cio-Cio-San sino que anhela regresar a Estados Unidos de América para casarse nuevamente. Madama Butterfly demuestra su amor por Pinkerton una y otra vez, luchando contra las amenazas de su propia familia (representada por su tío bonzo), renunciando a su religión, nacionalidad y costumbres ancestrales, convirtiéndose al cristianismo, dándole un hijo a Pinkerton, ignorando los consejos de su criada Suzuki y rechazando las pretensiones amorosas del príncipe Yamadori una vez que Pinkerton regresa a Norteamérica.

Tras varios años de sufrimiento, Cio-Cio San vislumbra un haz de esperanza cuando se entera que Pinkerton ha regresado a Japón. Sin embargo, Cio-Cio San se suicida cuando finalmente entiende que sus sentimientos no son correspondidos, ya que B. F. Pinkerton ha tomado una nueva esposa: Kate Pinkerton. B. F. Pinkerton se sorprende súbitamente al entender cuánto Cio-Cio San lo amaba pero resulta ya muy tarde para ignorar todas las acciones despectivas de Pinkerton, cuyos sentimientos no son genuinos ni motivados por emociones puras, sino por remordimiento y culpa.

Madama Butterfly representa un choque de sentimientos y no necesariamente un choque de culturas. Puccini fue un abanderado del bel canto (canto bello) que nunca se limitó dentro de los patrones de dicho género. Su aria “Un Bel Di Vedremo (Un buen día ya veremos)” lo demuestran. Puccini usa un gran número de movimientos musicales memorables dentro de sus óperas, como lo hiciese en Tosca con “E Lucevan Le Estelle” y en Turandot con “Nessun Dorma”.

 

Raúl Quintana

(https://raulqs.com/)

 

Compartir entrada:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *