Maledicencia

abstracto_161

 

No escribo hoy
al desamor
ni a su contrario.
No invoco corazones unidos,
cuerpos desnudos,
almas vestidas por
sentimientos cálidos
o frios.
No es Afrodita mi musa
ni las aguas de la Estigia.
Caronte no tendrá mi dracma,
que aspira a un destino mejor
entre los besos de las bacanales
si, por supuesto, Eckto lo permite.
En realidad ella y Momo son
los destinatarios de lo que escribo
-esta vez sí, ésta y no tantas otras
en las que se adueñaron de mis versos-
Dioses celosos de vidas ajenas
Que triste existencia
¡Mirad y criticad las de tantos otros
-¡la mía!- plenas, dichosas o infelices
pero nuestras!

 

NANI CHICHARRO

6

Be the first to comment on "Maledicencia"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*