Nuevas aleluyas

0 Minutos de lectura

(inspiradas en rimas perogrullescas de Don Francisco de Quevedo)

 

Lector curioso y amigo:

¡Sígueme y vendrás conmigo!

 

Cuando corro, voy deprisa;

río si me da la risa.

Gesticulo con la mano,

y al hablar, hablo en cristiano.

 

Con el fuego me caliento,

y si como, me alimento.

Tengo casa donde vivo

y hago letras cuando escribo.

 

Además, no es menos cierto

que en vigilia estoy despierto.

Que no lo estoy cuando duermo,

y estoy malo cuando enfermo.

 

Y en todas partes he visto

que es más tonto el menos listo.

Que se anda con los pies,

al derecho, y no al revés.

 

Te aseguro, compañero,

que el año empieza en enero.

Y que habrá nueva semana

si es lunes por la mañana.

 

Que se apena el que está triste,

y se abriga el que se viste.

Que lo tonto es tontería,

y si hace sol, es de día.

 

Que es motivo de aleluya

toda verdad perogrulla.

Y es verdad lo que te cuento,

como que cien suma un ciento.

 

Juan Manuel Seco del Cacho

 

Compartir entrada:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *