¿Qué despertaba en nosotros?

0 Minutos de lectura

¿Qué despertaba en nosotros

el vuelo de las libélulas?

De la infantil inconsciencia

del agua del surtidor

a la hiedra por el muro

espumoso de humedad,

nosotros nos columpiábamos

en su vuelo iridiscente

de caballito del diablo

que no podíamos montar;

suspendíamos la voz,

acechábamos su rumbo

y, delirantes de luz,

las yemas de nuestros dedos

anticipaban el tacto

vertiginoso vórtice de magia

del polvo de sus alas replegadas.

¿Era la mezcla del olor del pino,

del doméstico tilo, del laurel

dando sombra a las sombras incipientes?

Si nuestros dedos de pequeños dioses

segmentaban su cuerpo segmentado.

Si a través de los años son lo único

que mantiene el tamaño de la infancia,

¿qué despertaba en nosotros

el vuelo de las libélulas?

 

Mercedes Gascón Bernal

 

 

Compartir entrada:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *