Querido amigo

amigo relatos sin contrato

Querido amigo:

Hace hoy cuatro años que dejamos de serlo. Aun hace un día más desde que hablamos por última vez. Poco cambió desde entonces. Mi mayor ilusión continúa siendo “la familia”. Mi mayor reto: conseguirla. Mis esperanzas siguen igual: de poco a nada antes, ídem en este instante. Estoy tan perdido, que no se por donde empezar a buscarme. Me muevo de jaque en jaque, con el mate que pasa rozando. Pero cuando estoy parado, cuando dejo de luchar, ni éste quiere acercarse. Necesito consejo…
Y es que tú, amigo, te cumplieron tantos años que ya dejaste de ser viejo. Envidio con toda mi alma lo que conseguiste. Hace dos días soñaba con ello y a pesar de ser valiente, por mí solo no puedo. Anhelo aprender esa última lección, y cuando miro alrededor estoy seguro, es lo que quiero. Porque estoy cansado de ser fuerte, listo y valiente. Cansado de ser impertinente, antipático y prepotente. Necesito consejo…
¡Ojalá fueras mi maestro! Ojalá todo lo que aprendí a la fuerza lo considere como una proeza, y no como recordatorio de mi pasado funesto. Aprendí a escribir sin saber leer, ni ser leído. Aprendí a hablar sin poder escuchar, ni ser escuchado. Aprendí a amar sin sentirme amado. Tiene mérito, pero la poca recompensa me deja claro que bien, lo que es bien, no he obrado. Necesito consejo.
Te quiero.
Te necesito.

P.D.: Ya, ya se que llego tarde. Ya, ya se que tanto correr como esto es de cobardes, pero no puedo hacer otra cosa que no sea llorar frente a la tumba de mi padre.

J.J.AGUILERA

Be the first to comment on "Querido amigo"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*