Truco o trato

4726

 

La niña ajustó su rostro de niña al negro mascarón de muerte y trasladó la mano derecha, que sujetaba el cuchillo de carnicero con la sangre humedeciendo su filo, a su espalda. Aunque no era la primera vez que lo hacía disfrutaba del hormigueo que produce el placer extraño. Comenzó a andar lentamente, cruzando la senda de terrazo que atravesaba el césped, hasta alcanzar el portón de entrada del hogar de su nueva víctima. Los gnomos del jardín observaban a la niña con ojos sin mármol y ella les devolvía la mirada como quien se encara con el destino. Asiendo con fuerza su arma, aún escondida, la niña llamó al timbre, que sonó con cantares de campana. Unos pasos pesados fueron chirriando madera hasta la puerta, que abrió silenciosa.

—¡Truco o trato! —gritó, amenazante, la niña, exhibiendo el sangriento cuchillo.

—Truco —contestó, gozoso, el hombre de Ciudad Lineal.

 

MONTIEL DE ARNÁIZ

 

Be the first to comment on "Truco o trato"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*